La Santa Biblia solo

La Santa Biblia, solo y completamente ella, es la única regla que tenemos para nuestra fe y practica. No obstante debido al creciente número de grupos de iglesia que se están alejando de las Santas Escrituras, nosotros nos hemos sujetado a la Confesión de fe Bautista de Londres de 1689 como una guia que nos ayuda a expresar nuestras convicciones referents a los principales puntos de la doctrina Cristiana.

Creemos en la soberania absoluta de Dios, quien consiste en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo, la esencial deidad de Jesucristo, que nació de una virgen, su vida sin pecado, su expiación por los pecadores, su resurrección fisica de entre los muertos, su presente intercesión y su reino a la diestra del padre, y su futuro regreso para juzgar al mundo en justicia. Creemos que la salvación es solo por la gracia de Dios, solo a travės de la obra expiatoria de Jesucristo.

Creemos en un solo, verdadero y eterno Dios, inmutable. Creemos que Dios es el Creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra. El Dios que es descrito en la biblia es único; El es incomparable a alguien o algo en todo el universo. Dios es todopoderoso, sabio, omnisciente, y merece toda la Gloria, honra y alabanza. Todo lo que ocurre es debido al decreto de Dios. Todas las cosas, al final, resultaran en la Gloria de Dios.

Creemos que la Biblia enseña que hay un solo Dios, en tres Personas, quien comparte su ser divino: el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo. Cada Persona es total y completamente Dios, cada una es descrita en Las Escrituras como poseyendo los atributos de Dios. El Padre, Hijo, y Espiritu han existido eternamente en la realación descrita como Trinidad.

Creemos que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. El hombre se reveló contra su Creador, cayendo en pecado. Como consecuencia, el hombre murió espiritualmente, quedó completamente inhabilitado e incapaz de buscar a Dios. Dios, desde la eternidad, habiendo preordenado todas las cosas escogió a ciertas personas para Cristo, para que El las redimiera de su pecado y de esa manera toda la gloria sea solo para El. Jesucristo, el Hijo de Dios, murió en lugar de los elegidos, imputando y perdonando completamente todos los pecados por Su muerte en la cruz del Calvario. Ninguna otra obra puede proveer perdón de pecados, ni nada puede ser añadido a la obra completada y terminada de Cristo.

Creemos que Dios, en Su gracia soberana y misericordia, regenera a hombres pecadores por el poder del Espiritu Santo, no por la propia voluntad de ellos, dándoles vida nueva. Dios les imparte dones de fe y arrepentimiento, el cual ellos ejercitan por creer en Cristo y trayendolos de sus pecados al amor de Dios. Como resultado de esta fe, basada en el sacrificio del Señor Jesucristo, Dios justifica y hace justo a aquel que cree. El Don de fe de Dios y la continua obra del Espiritu Santo en las vidas de los elegidos resulta en buenas obras. Estas buenas obras fluyen de verdadera fe salvadora: estas obras son un necesario resultado de fe, pero no son consideradas necesarias para obtener la justificación, la cual es por la Gracia de Dios mediante la fe, de tal manera que ningún hombre pueda jactarse.

Creemos que Jesucristo estableció su Su Iglesia, la cual está formada por lor los elegidos de Dios. Su Iglesia, como una novia obiediente, escucha Su Palabra que se encuentra en la Biblia. Todo aquel que cree en Cristo es llevado a Su cuerpo, la Iglesia. Las expresiones propia de la Iglesia son muy importante, y cada creyente deberia estar envuelto activamente en dicha communión.

Creemos que Cristo viene otra vez a juzgar a vivos y muertos. Esta promesa se encuentra en todas partes en Las Escrituras. Hasta que El venga, los creyentes están llamados a vivir de una manera que traiga Gloria a Dios a travės de Cristo. La Iglesia debe ocuparse en la obra de evangelismo y discipulado, proclamando el puro, no comprometido evangelio de Cristo, enseñando la palabra de Dios – James White.